Isabel Pantoja hace tiempo que decidió alejarse de la prensa. La tonadillera vive refugiada en Cantora, su finca donde trata de evitar la persecución de los paparazzi a toda costa. Sin ir más lejos, este fin de semana la cantante ha vivido un episodio de lo más dramático con uno de ellos,ya que, al parecer, en un centro comercial de Castilleja de la Cuesta, la artista habría sido perseguida por un fotógrafo.

Todo ocurría cuando en medio de una tarde de compras con su nuera Irene Rosales, la tonadillera se percató de que dos fotógrafos la seguían y captaban con sus cámaras. Entonces, la madre de Kiko Rivera embistió a uno de ellos con el carrito de la compra que portaba y, arrinconándolo, le advirtió: "De aquí no te vas hasta que no venga Seguridad".

Los miembros de la seguridad del centro comercial llegaron al punto donde estaba teniendo lugar el incidente y se encontraron con la tonadillera muy nerviosa y llorando mientras gritaba al fotógrafo: "¡Siete años aguantado, siete años amargada, en un infierno, la prensa me tiene machacada!".

Y es que a pesar de que Irene habría intentado calmar a su suegra, testigos presenciales han relatado que la mujer del hijo de la cantante habría salido del centro comercial entre lágrimas cuando los responsables de mantener el orden del centro decidieron llamar a la Guardia Civil, quienes llegaron para separar a Isabel y al paparazzi en salas diferentes donde escucharon sus versiones de los hechos, y finalmente pidieron al fotógrafo que borrase las instantáneas que había tomado.