Cristiano Ronaldo es un jugador de fama internacional con una larga lista de contratos y compromisos publicitarios que no siempre puede compaginar con su carrera deportiva, para eso cuenta con la ayuda de su doble, Diego Dávila, que aunque también es un joven deportista, no tiene nada que ver con el mundo del fútbol.

Imaginamos que ser doble de un famoso tiene que ser difícil, pero si además se trata de alguien con la repercusión y agenda de Ronaldo, las cosas se complican. Su clon, el madrileño Diego Dávila, ha concedido una entrevista a UOL donde ha confesado cómo es su vida desde que se convirtió en el doble oficial del portugués, además de explicar la relación que mantiene con el deportista. Y es que aunque en un principio estaban un poco distantes, ahora Dávila reconoce que CR es una persona encantadora, tal y como ha comentado en la entrevista concedida al medio mencionado anteriormente.

Dávila vive en Villaviciosa de Odón, es entrenador de baloncesto y se encarga de asistir a los rodajes publicitarios cuando Cristiano no puede porque su agenda profesional se lo impide, y aunque en un principio puede parecer sencillo, no lo es, y es que parecerse lo más posible al futbolista es muy complicado y requiere mucho trabajo. "Es un atleta de clase mundial y cuenta con sorprendentes cualidades físicas", declaraba el madrileño en la entrevista concedida al medio brasileño cuando explicaba la de cuidados que se necesitan para parecerse tanto a Ronaldo.

Y es que además de muchas horas en el gimnasio para presumir de cuerpo musculado como el jugador del Real Madrid, también tiene que cambiar su look cada vez que lo hace el portugués. Cuando el futbolista cambia de peinado, Diego acude al peluquero propio del jugador para que su pelo sea completamente igual, y es que según ha declarado siempre tiene que estar "igual que el suyo, al detalle".

Desde que Dávila se convirtió en el doble del portugués no ha podido trabajar en otra cosa, porque tiene una agenda muy apretada y casi todas las semanas acude al rodaje de algún spot o entrena muy duro para poder estar perfecto.