Celebrities » De aquí

COSMOPOLITAN

Diez problemas con los tacones que todas las mujeres entendemos

Los zapatos de tacón pueden ser tu aliado de moda o un instrumento del infierno para torturar tus extremidades inferiores. Desde los kitten heels de apenas un par de centímetros hasta los high heels que superan los diez, entenderás estas situaciones si tu zapatero está repleto de ellos. Pisa fuerte y échate unas risas con estas anécdotas que seguro habrás vivido.

Diez problemas con los tacones que todas las mujeres entendemos

Cosmopolitan Diez problemas con los tacones que todas las mujeres entendemos

Publicidad

1. Vista al suelo

Miras constantemente la acera para evitar agujeros o baches. Intentas evitar un esguince de tobillo, pero acabas con dolor de cervicales.

2. Cambio de planes

Habías quedado con tu pareja para ir al cine pero ¡no quedan entradas! En un alarde de romanticismo os parece buena idea recorrer el paseo marítimo. Tras cinco pasos con esas cuñas de 8 centímetros comienzas a pensar que quizás no lo era.

3. Las rozaduras

Sabes que deberías tirar esos zapatos que te rozan en los talones… pero son tan monos que los sigues usando. No hay tirita que cien años dure, ni que se mantenga en su sitio, así que terminas el día con los talones en carne viva.

4. El plan B

Si sales de fiesta con unos tacones de vértigo, tu look se completa con un bolso tamaño XL en el que puedan entrar unas manoletinas para cuando no soportes más esa altura.

5. Los tacones “cómodos”

Existe una leyenda urbana que asegura que hay tacones de más de seis centímetros que son cómodos. Los médicos y tu experiencia tras una boda te dicen que eso es mentira, ¡y lo sabes!

6. El escapismo del meñique

¿Has sentido alguna vez cómo una sandalia quería amputar tu dedo meñique del pie? Sentir como el pobrecillo se va colando entre las tiras hacia fuera hasta que parece que va a salir corriendo él solo.

7. La colección

Vas de tiendas y ves un par de tacones que te enamoran. Te dices a ti misma que los usarás en muchas ocasiones. Al final, entra en el selecto club de tacones monísimos que usas una sola vez y con suerte dos.

8. Cuando te los quitas

El éxtasis de placer que sientes al llegar a casa y descalzarte, de repente sientes que flotas. Es una sensación casi orgásmica.

9. Los adoquines

Pasear por el casco histórico de cualquier ciudad como Toledo o Segovia es un deporte de riesgo. Agárrate fuerte al brazo de alguien e intenta mantenerte lo más digna posible.

10. La jirafa

Si mides más de 1.70 cm y usas tacones altos te puedes sentir excesivamente alta. Pasa de estereotipos y usa los zapatos que quieras sin importar tu altura.

Publicidad