1. La eterna espera:

Hicisteis un juramento sagrado. ¿El matrimonio, la hipoteca, los niños? ¡No! Hasta que no estuvierais los dos juntos no podrías ver el capítulo final de temporada de esa serie que os tiene enganchados. Ahora te subes por las paredes pero cumplirás tu compromiso.

2. Motivo de ruptura:

¡Vaya! Lo intentaste pero no resististe la tentación. Ahora toca confesar tu pecado y aguantar la charla o disimular y volver a ver el capítulo juntos. Ve preparando tu mejor cara de sorpresa si eliges la segunda opción.

3. Silencios:

Siempre hay un miembro de la pareja que comenta las series y programas sin parar, el otro miembro mientras sufre por no poder estar en silencio disfrutando de cada detalle.

4. Lo odias:

El plan tele y mantita es perfecto hasta que decide poner ese programa que aborreces. Aprovecha y échate una siesta.

5. Lucha por el mando:

¿En el amor y en la guerra todo vale? No lo sabemos, pero en la batalla por el mando a distancia seguro que sí.

6. Resumiendo:

Uno de los dos se queda dormido al final de la película y el otro tiene que aguantar una retahíla de preguntas sobre ¿qué pasó?, ¿por qué?, ¿cómo lo hizo? ¡Me alegro de haberme dormido, no me gusta! Sabemos lo que desquicia tener que hacer siempre un resumen final como si fuera un trabajo del instituto.

7. ¡La verdad te hará libre!

Lo ocultas un tiempo pero llega el momento de descubrir toda la verdad. Confiesa que no solo ves cine de autor, tu película preferida no es “El Padrino” y no te pierdes la saga de Torrente.

8. Alerta spoiler:

Cuidado con desvelar más de la cuenta, los secretos no deseados sobre vuestras series preferidas son motivo claro de ruptura.

9. Adicta a la tele:

Vuestro piso se desintegra a vuestro alrededor y la lista de tareas pendientes crece sin parar pero tú no puedes despegarte de la tele. ¿No entiende que está en la parte más emocionante de la historia?

10. Debates:

Ver coloquios y programas de política en vuestra casa trasladará la tensión de La Sexta Noche directamente al salón. Relajaos y después de tanto debate ved un programa más liviano, o pasar al sexo, seguro que disfrutáis de una gran noche de pasión.