Seguro que te reconoces en más de una

Seguro que te reconoces en más de una

Diez cosas que no deberían hacerte sentir mal con tu cuerpo

Te acompaña toda la vida, en los buenos y en los malos momentos, siempre está ahí: tu cuerpo. Es hora de que te quites de encima unos cuantos complejos y empieces a tratar a tu body como se merece, es decir, de lujo. Por eso, hemos seleccionado 10 típicas cosas que suelen hacer que sintamos vergüenza de él para que jamás de los jamases experimentemos esa sensación. ¡Es hora de quererse, baby!

Cosmopolitan
Cosmopolitan | Cosmopolitan

Seguro que te interesa

1. Pedirle a una dependienta una talla más

El tema de las tallas es algo totalmente arbitrario. Algunas marcas cortan sus prendas de ropa superpequeñas y otras superamplias, en un sitio tu talla de pantalón es la 40 y en otra la 38, a todas nos ha pasado. De cualquier manera, solo tú verás la etiqueta del vaquero y todos lo bien que te sienta. ¿Qué más da?

2. Ver una foto que no te hace justicia

Efectivamente, la cámara te pilló en un mal ángulo o la iluminación era pésima. Dicho lo cual, tú eres la única que se ve el brazo como un rodillo de amasar y un granito de nada como un cráter. ¡Quiérete más!

3. Que te digan que tienes un determinado tipo de cuerpo

Para empezar, comparar el cuerpo de alguien con una fruta es bastante estúpido y las catalogadas de “manzana” y “pera” son muy sexys.

4. Y cara…

¿Ovalada? ¿Cuadrada? ¿Redonda? Sea como sea tu tipo de rostro, existe una famosa ideal que tiene la cara así.

5. Necesitas apoyar las rodillas a la hora de hacer flexiones

No tienes que sentir vergüenza ninguna. Hacer flexiones con las rodillas apoyadas puede ayudarte a perfeccionar la técnica y a ir reforzando la musculatura para, en breve, empezar a hacerlas sin apoyar. Apoyar las rodillas es preferible a hacer flexiones completas de mala manera, con el consiguiente riesgo de lesionarte.

6. Quedarte sin aliento después de subir dos tramos de escaleras

Subir un tramo de escaleras se vuelve más intenso debido a la inclinación de los escalones. ¡También les cuesta a las que están en forma! Lo que te pasa a ti es que sencillamente estás más predispuesta a otras actividades que a subir escaleras.

7. Saltarte el gym

Es cierto que deberíamos mover el body un poco cada día pero tampoco es un crimen que te saltes la clase de crossfit porque justo ese día no te apetece nada cargar con sacos de arena o subir por la cuerda.

8. El aspecto de tu tripita cuando te sientas

Lo más natural del mundo es que aparezcan esos rollitos. Cuando doblas la columna vertebral para sentarte, tu estómago tiene que ir a algún sitio, simple biología.

9. Cuando tu novio lleva pantalones más pequeño que los tuyos

Da igual que no te quepa ni una pierna en sus vaqueros skinny. Hombres y mujeres tenemos diferentes constituciones y la ropa lo refleja. No es una competición.

10. Tu talla de sujetador

Al final del día lo que importa es que, independientemente de lo que ponga en la etiqueta, estés cómoda con tu sujetador.

Cosmopolitan para @CelebritiesA3 | Madrid | 16/12/2016

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.