Diego Matamoros parece que es el único que tiene motivos para sonreir en su familia. El hijo de Kiko Matamoros ha dado inicio a su romántica luna de miel un mes después de haberse dado el 'si quiero' con la modelo Estela Grande. Un viaje con el que el entrenador personal ha huido de la polémica familiar que se ha forjado tras la separación de su padre con Makoke.

Un lío familiar del que Diego no ha querido hacer referencia y ha preferido marcharse lejos trasladándose hasta Dubai con su mujer para disfrutar de su viaje de casados, donde la pareja ha compartido unas bonitas imágenes en sus respectivas cuentas de Instagram.

El entrenador personal y la modelo están pasándoselo genial y han dejado atrás el mal rollo que el hijo del colaborador de televisión tiene con su hermana Laura y con su padre, con quienes prácticamente no se habla a causa de algunos desacuerdos que tuvieron tras su boda.

Ahora, tras la anunciada separación de su padre con Makoke, el mayor de los Matamoros no ha querido formar parte de la polémica y ha preferido alejarse y disfrutar de su esposa y del viaje de amor que juntos han emprendido.