David Delfín se ha convertido en el gran protagonista y héroe de la semana después de anunciar en la revista Vogue la dura batalla que está librando contra el cáncer, el diseñador tiene tres tumores cerebrales.

Tras aparecer en la revista fotografiado por su novio, Pablo Sáez, mostrando las heridas que le ha dejado la operación a la que se ha sometido; ahora Delfín ha vuelto a compartir con todos sus seguidores un momento muy especial: cuando abandonó el hospital.

El diseñador ha compartido un selfie junto a su novio en el que aparece con la cabeza llena de apósitos minutos antes de salir del hospital en el que fue operado el pasado 12 de abril.