David Bustamante y Paula Echevarría nos han demostrado desde que anunciaran su separación la buena relación que mantienen por el bien de su hija Daniella en numerosas ocasiones. Pero puede que este buen rollito se vea perjudicado por las últimas noticias sobre la pareja. Y es que ya lo anunciaba el cantante cuando dijo que a la vuelta del verano se empezarían a poner las condiciones de su separación.

Según ha informado el periodista Kike Calleja en un programa de televisión, la chica 'Velvet' le ha manifestado al cantante su intención de quedarse con la casa familiar: El Cantábrico. Una casa en la que la actriz dispone de un 20 por ciento, mientras que el artista tiene un 80 por ciento. La propuesta que Paula le ha hecho a su ex es comprar su parte para luego vender la residencia familiar, una idea que no ha gustado mucho a Bustamante, que se ha negado sin dudarlo.

Parece que la bloguera ya cuenta con un terreno cerca de la que fuera su casa y tiene pensado empezar a construirse un chalet para ella y su niña. Es por ello que pretende vender su antigua casa, se dice que ésta está valorada en ni más ni menos que en un millón ochocientos mil euros.

Ahora la gran duda es si el cantante acabará aceptando la propuesta de su exmujer por no empezar una lucha y seguir manteniendo esa cordialidad por el bien de su hija, o luchará por la que un día fue su residencia.

Aun así, el periodista Aurelio Manzano asegura que, según fuentes cercanas a la pareja, "no hay problema entre David y Paula, y menos aún por la casa, están en un punto muerto, sin nada decidido".