‘Defectos perfectos’ es la autobiografía de Chenoa que salía a la luz esta semana, consiguiendo que se agotase en sólo dos horas en Amazon. En el libro, Chenoa narra con todo lujo de detalles cómo fue su relación con Bisbal y, en especial, su mediática ruptura, en lo que se podría considerar una venganza en toda regla.

“Una semana antes de regresar de su viaje, David me envió un ramo precioso con una nota que decía algo así como 'Ya llego'. Yo seguía flotando en mi nube de amor y flores blancas, cómo no iba a hacerlo. Cuando regresó, yo estaba trabajando y, al volver a casa, me lo encontré con la maleta hecha. 'Tengo que pensar, necesito tiempo, mejor lo dejamos”, relata en uno de los párrafos de este capítulo de su vida.

Pero cuando vio a David en televisión haciendo unas declaraciones sobre que no tenía novia y le llamó para ver lo que pasaba, le salió que ese número de teléfono ya no existía. Lo que vino después, siguió aumentando su dolor: "Me llamó la hermana de David y me dijo que vendrían de una empresa de transportes a dejar unas cajas para que metiéramos sus cosas dentro. ¡Ah, por cierto… cuidado con los premios! ¡Sus putos premios! Recuerdo a mi madre mirando aquellas cajas que nosotras debíamos montar, toda aquella ropa que nosotras debíamos doblar y todos aquellos premios que debíamos tratar con cuidado. Otra madre lo habría tirado por la ventana sin ningún miramiento. Y que lo recogiera el mismo señor que vino a buscar su coche, pero ella no es así”.

Con fragmentos como éste Chenoa no deja en muy buen lugar a David que, aunque se mantiene muy activo en las redes sociales, todavía no ha opinado sobre el libro.