Hace años que Kiko Matamoros empezó a pasar por quirófano para lograr el aspecto que deseaba, unos retoques estéticos que siempre han sido de lo más comentados.

Comenzando por una otoplastia, que terminó con las orejas de soplillo que tanto le acomplejaban, siguiendo por un impresionante lifting facial que solucionó el descolgamiento de su piel, y una blefaroplastia, con la que se levantó los párpados y quito las bolsas bajo los ojos. El último retoque al que se ha sometido el colaborador televisivo ha sido un microblading mediante el cual ha repoblado y dado forma a sus cejas.

En total, se calcula que el ex de Makoke podría haber invertido unos 8.000 euros en todos estos arreglos faciales. Además, Kiko también se ha forjado un cuerpo musculoso y envidiable a base de gimnasio.

Seguro que te interesa...

La foto de Mario Casas en bañador turbo que ha revolucionado las redes sociales