Cristina Pedroche sabe que la elección de su vestido para presentar Las Campanadas de Antena 3 junto a Alberto Chicote, es uno de los momentos más esperados de las Nochevieja. Por tercer año consecutivo, la de Vallecas será la encargada de despedir el año en el canal de televisión que tantas alegrías le da profesionalmente hablando, porque en el plano sentimental está más que encantada de su matrimonio junto al chef Dabiz Muñoz, que este año, al igual que el pasado, estará con ella en vivo y en directo para dar la bienvenida al 2017.

Aunque se encuentra a caballo entre Madrid y Londres, donde junto a su marido han abierto un nuevo restaurante, Cris ha estado en la capital para presentar una nueva colección de la firma Morellato que lleva su nombre.

Allí no ha podido morderse la lengua de cara a cómo será su modelito el próximo 31 de diciembre: “Va a brillar mucho”, asegura. Y frente a las dudas que en esta entrevista para Chance se plantean sobre si volverá a llevar transparencias o no, asegura: “Hay que llevar transparencias, es mi marca, hay que ser transparente en la vida”.

Asegura que para el año nuevo no puede pedir nada más: “Cuando tiene todo, pedir más, es egoísta. Si tengo algo que pedir, es trabajo para algunos miembros de mi familia que están en paro. Amor y salud tenemos”, revela para este medio.

Frente a los comentarios que ha habido sobre su delgadez, Pedroche zanja el tema: “Me veo divina, tanto delgada como con tres kilos de más. Hay que cuidarse, llevar una dieta equilibrada, hacer mucho deporte y estar sano. Estoy sana, antes lo estaba y ahora también”.