La presentadora de Atresmedia Cristina Pedroche es uno de los personajes públicos más relevantes de la actualidad y sus palabras no suelen dejar indiferentes a nadie. Así, Pedroche ha concedido una amplia y sincera entrevista en El Mundo donde habla sin pelos en la lengua sobre muchos aspectos de su vida.

Y es que, Cristina es una persona muy natural que no teme a hablar de aspectos tan controvertidos como la política y ha asegurado que ella es muy de izquierdas y que en estas últimas Elecciones ha votado a Alberto Garzón, candidato de Izquierda Unida: "Yo soy muy de izquierdas. Voté a IU porque de momento a Alberto Garzón no le he visto ninguna trampa. No es un voto perdido", asegurando que ella lucha por los obreros.

La vallecana también ha hecho una retrospección al pasado y ha confesado alguna que otra travesura que hizo cuando era pequeña, como colarse en algún sitio o robar alguna que otra vez: "Yo he sido muy gamberra. Me he colado en todos los colegios. (¿Para qué?) A lo mejor se dejaban abierto el gimnasio y cogíamos balones y eso... Pues robar. Alguna vez. No te voy a engañar", declaraba.

También ha hablado sobre cómo la forma actual de ligar y que odia la manida frase de 'estudias o trabajas'. Además de revelar una ocasión en el que un taxi grabó su número de teléfono cuando ella lo avisó y luego él le escribió un mensaje diciéndole: "Si no sales tarde, luego te llevo a casa".

Cristina Pedroche es muy activa en las redes sociales y estas herramientas a veces juegan en su contra. Así, ha dicho al respecto que son muchos los insultos que recibe al día a través de ellas: A veces Twitter me asusta: "'Guarra', 'zorra', 'foca', 'gorda', 'ballena'... Eso es un continuo en mi timeline”. También considera que si hubiera que pagar por escribir un tuit nadie diría nada: "Todo esto se calmaría poniéndolo de pago. Si cada vez que pusieras un tuit te costara cinco céntimos, todos esos 'gorda', 'tonta', 'puta' que recibo, seguro que no los recibiría. Criticar es gratis", intuye.

Por último ha hablado sobre su marido, el chef David Muñoz, y ha confesado que en alguna ocasión es difícil estar al lado de un genio de la cocina: "Acompañar a un genio es complicado y a veces exhausto. A veces acabo estresada. Quiero estar a su altura y pillar todo lo que dice y a veces no llego", confiesa refriéndose a la profesión de su esposo.