Cósima Ramírez vivió el pasado mes de noviembre uno de los momentos más complicados de su vida debido al mediático divorcio de sus padres después de 30 años de casados. En su día se mostró dolida con su padre, Pedro J. Ramírez, cuando al nada de separarse de su madre confirmó su relación con la abogada Cruz Sánchez de Lara: “La relación con mi padre ahora mismo es un poco dura, porque necesita que le eche un par de broncas. Lo hago por su bien y él lo sabe”, aseguró.

Hace unas semanas salió a la luz la relación de la diseñadora con Juan Coullat, un psiquiatra que parece haber devuelto a Ágatha la sonrisa y con el que se le ha visto muy cariñosa por las calles de Madrid. “No diría que ha recuperado la sonrisa gracias a este psiquiatra pero nos viene bien. Es muy oportuno, digamos”. Mi madre está mucho mejor, poco a poco, pero aún no está a ese nivel de recuperación. Es poco para tantos años”, afirmaba Cósima.

Durante sus declaraciones, también dejó caer que la relación con su padre no se encontraba en el mejor momento y que todavía no conoce a su novia, lanzándole una pequeña puyita: “Esto pasa mucho con los señores, llega una cierta edad que se perdona un poco que pierdan la cabeza con tonterías”.

Seis meses después de la separación, parece que las aguas van volviendo poco a poco a su cauce, sobre todo para Ágatha, que fue a la que más le costó superarlo, por lo que decidió volcarse en su trabajo para hacer borrón y cuenta nueva.