Celebrities » De aquí

Porque el arte de besar aún guarda muchos secretos

20 cosas que no sabías de los besos

Los hay que besan mal, que besan bien y otros que lo hacen por amor o por lujuria. Sin embargo, ¿sabías que hay sitios donde está prohibido besarse? Te contamos esta y otras curiosidades más.

Pareja besándose

Cosmopolitan Pareja besándose

Publicidad

1. La mayoría giramos la cabeza hacia la derecha

De lo contrario, nuestras narices probablemente chocarían y nuestros labios no llegarían a juntarse. Además, este acto reflejo parece que es innato en el ser humano ya que, durante la gestación, se ha probado que son muchos los fetos que inclinan su cabeza hacia ese lado.

2. Se liberan endorfinas y oxitocina

Estos compuestos reducen el estrés y tienen propiedades beneficiosas para el corazón y el cerebro.

3. Un mundo de sensaciones

Nuestros labios tienen, aproximadamente, dos mil terminaciones nerviosas más que nuestros genitales así que es normal que sean tan sensibles.

4. Efectos para la salud

Numerosos estudios avalan la conexión entre los besos y la buena salud. Este acto de cariño tiene efectos muy positivos tanto a nivel físico como mental. Así que, si quieres rozar la inmortalidad, ya sabes ¡a besar!

5. La testosterona está a flor de piel

Al besarnos, se liberan hormonas como la testosterona que aumenta la libido de nuestra pareja. Así que esa es la razón científica que explica que siempre que empezáis con un simple beso termináis en la cama.

6. El beso francés no tuvo su nombre en ese idioma hasta 2013

El término beso francés, coloquialmente llamado “morreo”, tiene su origen en la Primera Guerra Mundial. Los soldados británicos llamaron así a los besos tan apasionados que daban sus aliados franceses. Sin embargo, el término se popularizó sin que en el idioma galo hubiese un término propio. Hasta 2013, cuando se incluyó en los diccionarios de la lengua francesa la palabra “galocher” para designar ese beso que tan famosos hizo a los gabachos.

7. Se transmiten bacterias

Cuando te besas con alguien, intercambias fluidos en los que habitan bacterias. Según un estudio publicado por “Microbiome Journal”, la cifra asciende a más de 80 millones de bacterias por cada beso. Suena un poco desalentador, ¿verdad?

8. Refuerza el sistema inmunitario

El intercambio de bacterias, aunque pueda asustarnos, en realidad es necesario para reforzar nuestro sistema inmunitario.

9. El beso en las diferentes civilizaciones

Si bien es cierto que en la época en la que vivimos el beso está a la orden del día, antaño no fue así. La primera mención que se hizo sobre los besos se remonta al siglo V a. C. El Kamasutra tenía, incluso, un catálogo de los diferentes besos que existían. Sin embargo, durante la época romana, la unión de los labios cayó en desuso e incluso fue una práctica prohibida en público hasta que, en el siglo XI, se retomaron los besos a la vez que se hizo popular el cortejo.

10. Movemos más de 30 músculos

Al besarnos, activamos el movimiento de 34 músculos, encargados de mover nuestros labios, ojos, cuello y rostro.

11. Los besos queman calorías

Un beso quema, de media, entre 5 y 10 calorías. Pero, si nos besamos con fogosidad, las calorías pueden ascender hasta 25. Haciendo cálculos, si estamos besándonos al menos 10 horas, podemos dejar el gimnasio.

Pareja dándose un beso

12. Récord del mundo en besarse: ¡más de 58 horas!

El Record Guinness del mundo lo consiguió una pareja tailandesa que estuvo, nada más y nada menos que, 58 horas, 35 minutos y 58 segundos besándose.

13. Hay una razón para el beso en las bodas

Según el escritor Michael Philip Penn, se popularizó el beso para finalizar la ceremonia matrimonial debido a que sellaba, metafóricamente, un contrato.

14. No solo nos besamos nosotros

Muchas otras especies naturales usan los besos. Incluso hay un pez que se llama “el pez besador” ya que se desplaza por el agua uniendo su boca con la de otro compañero.

15. ¿Por qué cerramos los ojos?

Se debe a que, al besarnos, nuestras pupilas se dilatan y el cierre de nuestros párpados es un acto reflejo que evita que nos moleste la luz.

16. Filematología, la ciencia de los besos

Según algunos estudios, el contacto  activa el envío de señales químicas que nos advierten de si hemos elegido correctamente a nuestra pareja.

17. Mejora el estado de ánimo

Los besos intensos fomentan que nuestro corazón bombee más rápido y tengamos así más energía.

18. Etimología de los besos

La palabra beso proviene del latín basium. Éste, a su vez, parece ser un préstamo celta debido a que la zona en la que se empezó a popularizar lindaba con este pueblo ancestral.

19. El primer beso de película fue en 1896

La productora de Thomas A. Edison filmó en ese año un film de apenas medio minuto de duración en el que May Irwin y John C. Rice se daban un beso. En esa época, la sociedad puritana criticó bastante esta escena que ya se ha convertido en historia.

20. No todos besamos igual

Y no todas las culturas hacen uso del beso. Los esquimales, por ejemplo, frotan sus narices en vez de besarse y las jóvenes de las islas Tinquia respiran intensamente habiendo pegado antes la nariz con la de su pareja. En algunas zonas de Asia y en algunas zonas de Estados Unidos está mal visto besarse en público e, incluso, penado por ley.

Publicidad