Celebrities » De aquí

COSMOPOLITAN

Cosas que debes recordar después de romper con un idiota

Ninguna ruptura es fácil, eso lo sabemos. Sin embargo, hay algunas más difíciles que otras. Si no te esperabas que lo vuestro fuera a acabarse, seguramente estés pasando ahora mismo por un mal momento. Partiendo de la base de que el tío en cuestión era un auténtico idiota, te damos algunas razones por las que deberías, en realidad, alegrarte por haberlo dejado.

Imagen no disponible

Montaje Imagen no disponible

Publicidad

1. Eres mucho mejor que eso. Sabes que no era para ti y que, de verdad, te mereces a alguien mejor. Te lo decían tus amigos, tu familia, y tú no querías verlo. Ya sea porque no te trataba como merecías, o no te aportaba demasiado. Ya lo verás: encontrarás a alguien mejor.

2. Disfruta de las ventajas de la soltería de nuevo. No hay culpabilidad ni obligación en dar explicaciones. La soltería ha llegado, y vas a disfrutar de nuevo esos añorados años dorados. ¿Por qué no empiezas por salir esta noche con tus amigas?

3. Alargarlo no habría solucionado nada. Supiste que lo vuestro no duraría demasiado después de vuestra pelea número 100, cuando ya ni te inmutaste por ello. Era solo cuestión de tiempo que todo terminara.

4. Mejor ahora que tarde. ¿Te imaginas otros dos años de tu vida malgastados porque sí? Ya sabes el dicho: “mejor cortar por lo sano”.

5. No puedes cambiar a la gente. Sabemos que lo intentaste: desde los más pequeños detalles a los más gordos, y nada. Es un error seguir intentándolo.

6. También pasará. Aunque ahora te sientas derrotada y debatida, esto también se pasará. Dejamos que estés triste, pero solo un ratito. En nada llega el momento de levantarte y olvidarte por completo de aquel tío que te hizo sufrir innecesariamente.

7. Ahora tienes derecho a comer mucho chocolate. Y no encontramos ninguna razón por lo que eso puede ser algo negativo.

8. No le necesitas para ser feliz. Tienes amigos y familia que te quiere y te hace feliz. ¿Quién quiere, pues, a un tío que consigue todo lo contrario?

9. Ahora puedes centrarte en encontrar a alguien mejor. Ese debería ser tu objetivo, y no agobiarte por ello. Si esto no funcionó, significa que no estabais hechos el uno para el otro. Pero sabes que sí tiene que haber alguien para ti ahí fuera. ¿A qué esperas a seguir buscando?

10. En realidad, no le querías. Y no hace falta que te mientas a ti misma, porque sabemos la respuesta. No era el amor de tu vida y nunca lo será.

Si para el final de este artículo no te has olvidado ya de él, es hora de leérselo de nuevo.

Publicidad