Celebrities » De aquí

Una relación rota puede enseñarnos muchas cosas

10 cosas que aprendes tras una ruptura

Cuando el amor se acaba, no todo está perdido. Aunque volvamos a la soltería, lo haremos con más madurez gracias a estas ideas que nos enseñan las rupturas.

Imagen no disponible

Montaje Imagen no disponible

Publicidad

1.            Eres más fuerte de lo que crees

Puede que no hayas sobrevivido a un atentado y a un accidente de helicóptero como la candidata inmortal pero has pasado por tres o cuatro relaciones tortuosas y, aun así, sigues dejándote la piel en cada noviazgo. Eres fuerte, aunque no lo creas, y podrás renacer de tus cenizas cual Ave Fénix. Lo importante es la actitud.

2.            Ser soltera es genial

El no tener pareja te da mucho tiempo libre en el que puedes leer, estudiar, conocer gente, reflexionar y viajar. Y quién sabe si en todas esas actividades encontrarás al príncipe azul que se esconde entre tantas ranas. Además, la independencia te brinda la posibilidad de ser tú misma. Disfrútala.

3.            La gente no cambia

Esto deberíamos tatuárnoslo a fuego en la frente para no olvidarlo jamás. Aunque nos esforcemos, nunca conseguiremos que nuestra pareja sea fiestera si, durante toda su vida, ha malgastado sus sábados yendo de la cama al sofá y del sofá a la cama.

4.            No cambies por nadie

Estas dos últimas enseñanzas parecen crear un bucle infinito pero debes tener claro que si nadie está dispuesto a cambiar por ti, tú no debes dar tu brazo a torcer.

5.            Te mereces algo mejor

Aunque haya muchos peces en el mundo, a ti te gustaba ese pez con la aleta rota y de color gris. No obstante, cuando la venda del enamoramiento destapa tus ojos, se abre ante ti un abanico de posibilidades que no esperabas. ¡Y puedes elegir!

Una relación rota puede enseñarnos muchas cosas

6.            La ruptura era inminente

Pero no quisiste ver las señales. Cuando quieres a una persona, por mucho que te lo haga pasar mal, siempre intentas solucionar vuestras desavenencias y tirar del carro. Lo que debes aprender es que no puedes intentar resucitar algo que lleva muerto mucho tiempo. La mejor opción es aceptar tu derrota y asumir la ruptura de la forma más natural posible.

7.            Todo se supera

Es difícil decirlo mientras repasas vuestras fotos del ordenador y le borras de Facebook entre lágrimas pero el mal trago es el primer paso de tu nueva vida. El duelo, periodo consecuente a la ruptura, es necesario para reponerse así que tómate tu tiempo.

8.            Escucha los consejos que te da tu entorno

¿Te acuerdas de esa amiga que te decía que ese chico no era bueno para ti? Ahora mismo debe estar en su casa, regocijándose, mientras repite una y otra vez: “Te lo dije”. Para evitar esta escena, procura atender los consejos que te dan tus amigos y contempla que puede que tengan razón.

9.            Apóyate en tus amigos

Por mucho que tu relación durara cuatro años durante los cuales desapareciste de la faz de la tierra, cuando vuelvas tus amigos te estarán esperando con los brazos abiertos. Ya sea para llevarte de fiesta o para tomarse un café contigo mientras te desahogas.

10.          No desconfíes del sexo opuesto

Aunque te hayan hecho mucho daño a lo largo de tu vida, no debes rehuir de los hombres. No todos son iguales- ¡en serio!- y puede que, si no te escabulles, encuentres el chico con el que siempre estuviste soñando.

Publicidad