Las compresas y los tampones son los reyes del mercado en lo que a higiene femenina se refiere durante el ciclo menstrual. Pero en los últimos tiempos se está avanzando en este campo y, si hace poco conocíamos la copa menstrual, un artilugio de silicona que se introduce en la vagina y recoge el flujo sanguíneo, ahora hay un nuevo producto que, si supera la campaña de micromecenazgo, saldrá al mercado.

Se trata de unas bragas para la menstruación y el flujo vaginal, una alternativa a las compresas y tampones, al igual que la copa, que a través de tres tipos de tejidos permiten absorber la sangre. Se componen de algodón, que está en contacto con la zona genital; tejido técnico patentado, que es absorbente, hidrófugo, antibacteriano y transpirable; y tejido cómo para el exterior.

Detrás de esta prenda, creada gracias a la innovación textil que cada vez es más amplia, que recibe el nombre de Cocoro, se encuentra la cooperativa Femmefleur, que es también la que distribuye en España la copa menstrual Femmecup. Sus creadores defienden que “las mujeres tenemos muy pocas opciones para gestionar la regla. Productos externos sólo hay uno: la compresa, y la mayoría de nosotras no estamos cómodas con ella”.