Paula Echevarría prefería poner tierra de por medio este pasado fin de semana y desplazarse hasta Cantabria para disfrutar de un fin de semana rural junto a sus amigas. Dejaba así con las ganas a los fotógrafos que estaban deseando verla sentada en las gradas del campo del Leganés, equipo al que se enfrentaba su chico, Miguel Torres, junto a su equipo, el Málaga.

Paula Echevarría abandonando el apartamento | Gtres

Pero antes de que él regresara a la ciudad andaluza, tuvieron un nuevo encuentro en un céntrico apartamento en Madrid. La actriz dejaba este lunes a su hija Daniella en el colegio para después llegar al encuentro con Torres hacia las once de la mañana. La pareja llegaba por separado con media hora de diferencia.

Miguel Torres saludando a los fotógrafos | Gtres

Nueve horas después la actriz abandonaba el ‘nidito de amor’ para regresar a casa, mientras que Miguel lo hacía acompañado por el portero del Málaga, su gran amigo Roberto Jiménez Gago, quién lo llevó hasta la estación de Atocha para que cogiera el AVE. Eso sí, mientras la asturiana se puso seria ante los fotógrafos y ni siquiera les miró, Torres saludó con la mano a los medios desde el coche que conducía su colega, convertido ahora en cómplice de esta historia de amor.

Miguel Torres junto a Roberto Jiménez | Gtres