Parece que Paulina Rubio ha entrado con el pie izquierdo en el nuevo año y su vida personal se está revolucionando. Desde que se hizo pública la ruptura de la cantante con su pareja, Gerardo Bazúa, de quien se enamoró en la versión mexicana de 'La Voz' cuando ella hacía de coach y él era su aprendiz, y con quien tiempo después tuvo un hijo fruto de su amor al que llamaron Eros, debido a las incesantes infidelidades por parte de él, las cosas se les han complicado.

La expareja se enfrenta ahora por lo legal debido al régimen de visitas que se ha establecido tras su separación. El cantante no está conforme y ha decidido reclamar la custodia compartida del pequeño, además de una pensión alimenticia para compensar los trabajos que tuvo que rechazar cuando estaba con ella por los celos de la cantante. Según ha informado una fuente cercana a la pareja, Bazúa quiere demandar a la cantante por no dejarle ver a su hijo en los dos últimos meses y ya está siendo asesorado.

Y no es el único. Colate, el también exmarido de la cantante, se ha quejado públicamente por medio de sus redes sociales de haber estado más tiempo del debido sin ver a su hijo. Él que tampoco está conforme con el régimen de visitas que quedó pactado tras su divorcio, ha acusado públicamente a su exmujer de no cumplir lo acordado, y ha recibido el apoyo de numerosos famosos.

"Por fin juntos después de demasiado tiempo… y no debería haber sido tanto", escribía Colate en su cuenta de Instagram junto a una foto abrazando a su hijo. Al parecer, la cantante ha tenido separados más tiempo del establecido a padre e hijo, pero por fin han tenido su emotivo reencuentro.

El empresario no ha dejado de mandar mensajes a su pequeño durante todas las navidades. Ha pasado las señaladas fechas junto a su hermana Samantha, la jurado del programa 'Master Chef', con quien mantiene una estrecha relación, y con sus sobrinos. Pero no ha podido evitarlo, y ha echado mucho de menos a su pequeño Andrea y lo ha compartido en sus redes sociales: "Faltaba el más importante para mí", escribía en Instagram junto a una foto rodeado de sus sobrinos.

Parece que a Paulina le espera un movidito año con sus exs luchando por conseguir tener más cerca y más tiempo a sus pequeños.