Tras un verano disfrutando de su tierra natal, Argentina, junto a su familia y a su novia Úrsula Coberó, a quien conoció durante el rodaje de la serie de Antena 3 'La Embajada', Chino Darín no ha dudado en conceder una amplia entrevista al periódico argentino La Nación.

En ella, además de hablar de la nueva película que protagoniza junto a Penélope Cruz 'La Reina de España', dirigida por Fernando Trueba y producida por Atresmedia Cine, el actor ha hablado sobre cómo es su vida en España, así como de la diferencia que existe entre unos fans y otros.

"En Madrid se vive de puta madre. Se vive mucho mejor que acá. La calidad de vida es otra. La gente tiene otras preocupaciones en su día a día. Yo no cambio Buenos Aires por nada, pero en Madrid se vive bien, se trabaja bien. Si tenés un fin de semana libre, podés viajar a cualquier lugar. Doy mi brazo derecho por un asado, pero España es el país donde mejor se come. Una cosa no quita la otra. Amar tu país no significa que no la puedas pasar bien en otro lado. El argentino tiene algo con la argentinidad... Se suele pensar que si te vas sos un 'vende patria', y no es así. También se extraña el mate, el campo, los amigos...", confesaba el actor al citado periódico.

Sobre los fans, Darín ha confesado que los seguidores españoles son un poco menos ofensivos que los argentinos: "En Madrid me sentaba a tomar algo en algún lado y se me acercaba una señora, me preguntaba si yo era el de la tele y me pedía que me sacara una foto para mandársela a su hija. En España, son un poco menos invasivos. Aquí la gente tiene la sensación de que sos suyo porque sos famoso. Está la idea de que te debés a tus fans porque si ellos no están del otro lado, vos no sos nada. Estoy un poco peleado con esa idea. Esto no quiere decir que no agradezca las muestras de cariño de los espectadores, que son una parte fundamental y necesaria, pero cuando se avasallan los derechos de uno, es un poco incómodo. Aunque la verdad, se me acerca más gente para pedirme que le mande un saludo a mi viejo que para sacarse una foto conmigo".

Pero que no cunda el pánico, porque por mucho que España ha conquistado el corazón del actor, Chino tiene muy claro que aquí no se va a quedar a vivir: "No, no me voy a quedar a vivir ni loco. Ahora, no. Vuelvo en diciembre, para las fiestas".

Imagen no disponible | Atresmedia