El pasado 15 de diciembre llegó al mundo una bendición para la familia Pantoja. Kiko Rivera e Irene Rosales se convirtieron en padres de una niña, Ana, a la que tratan como a una reina y con la que están más que encantados. Dos meses después de su nacimiento, la pareja ya está organizando el bautizo de la niña, del que hasta ahora se sabían pocos detalles.

En una entrevista que Kiko le concedió a la revista ¡Hola! a finales de 2015, el hijo de Isabel Pantoja comentó que la madrina sería una hermana de Irene, pero en esos momentos aún no se habían decantado por nadie para ocupar el puesto del padrino. A un mes del evento, que se celebrará el 12 de marzo, Anabel Pantoja ha sido la encargada de confirmar que finalmente el padrino de Ana será uno de los hermanos de Kiko, Cayetano Rivera.

Una decisión que no nos extraña nada, pues los tres hermanísimos han afianzado mucho su relación en los últimos meses y ahora se llevan mejor que nunca. La familia Pantoja tiene muchas ganas de reunirse de nuevo en el bautizo, que será en la Real Iglesia de Santa Ana, en el corazón del barrio de Triana, en Sevilla. Un templo de tradiciones, ya que Fran Rivera y Lourdes Montes se casaron allí y bautizaron a su hija Carmen en el mismo lugar.