Cayetano Martínez de Irujo ha roto su distanciamiento con la prensa y ha confesado cómo vivió el fallecimiento de su madre, la Duquesa de Alba. Unas confesiones recogidas por el portal Look.

A pesar de que Doña Cayetana tenía 88 años y su salud no era muy buena, su defunción sorprendió a todos y supuso una gran pérdida para la familia. Aunque unos lo pasaron peor que otros. Según cuenta el Duque de Arjona, perder a su madre supuso perder un pilar fundamental en su vida. Además, sufrió un grave problema de salud y discutió con algunos de sus hermanos.

Cayetano Martínez de Irujo se deshace en lágrimas | Gtres

De hecho, cuando el título nobiliario pasó a su hermano Carlos, éste le invitó a dejar los negocios familiares, la Fundación Casa de Alba e incluso el Palacio de Liria, provocando así un conflicto familiar que aún no se ha resuelto del todo.

Además, Cayetano se quedó sin ingresos. "Había dejado el deporte de élite, mi carrera estaba en stand by y en esa reinvención me quedé perdido. Tenía muchos gastos y me quedé sin ingresos cuando murió mi madre", confiesa el jinete que poco a poco ha conseguido recuperarse de tan mala situación.

El hijo de la duquesa de Alba, sobre su caballo | Gtres