Desde que en 2011 comenzase en Siria una guerra civil, muchas han sido las personas que han  tenido que abandonar sus hogares y salir del país para poder sobrevivir a los continuos ataques que recaen sobre la población civil. Dos de las miles de familias afectadas por el conflicto han tenido la suerte de que sus historias llegasen, hace algo más de año y medio, a oídos de Cayetano Martínez de Irujo, quien, sin dudarlo, abrió las puertas de su cortijo en Carmona, Sevilla, para que estos refugiados pudiesen emprender una nueva vida.

Cayetano tomó la decisión de ayudar a estas personas después de leer su historia en el periódico, relato que le impactó profundamente y le removió la conciencia. Y es que, según ha comentado ante las cámaras de televisión, tal y como relata LOC, después que se saliese a la luz el bonito gesto, se siente "impotente ante lo que está pasando. Me parece incalificable lo que está sucediendo".

La ayuda prestada por Cayetano va, además, más lejos del simple asilo. El hijo de Duquesa de Alba está ayudando a todos los miembros de las dos familias que acoge a aprender español para facilitar su inserción social, además de tramitar para ellos la convalidación de los títulos universitarios que permitan a sus cabezas de familia ejercer las profesiones para las que fueron formados en su país natal.