1. Es más barato

Y no solo estamos hablando de regalos. Piensa en la de billetes de tren, ropa, comidas y detallitos que vienen en el pack “tener novio”. Ahora piensa en todo el dinero que te queda en la cuenta del banco porque eres soltera. Yeah!

2. Un regalo menos que comprar

Y, sobre todo, un regalo superimportante. Tú sola sabes la de vueltas que le das a su regalo año tras año: si le gustará, si no se lo regalará su madre, si de verdad lo usará, si le parecerá práctico… Se acabó la presión.

3. Se acabó el compartir

Porque seamos honestas, una persona menos significa que tocas a más Ferreros Rocher y turrón de chocolate.

4. Ya no tendrás que lidiar con su familia

Ni preocuparte de si les importará si te saltas la comida del domingo en casa de tu suegra, ni fingir que su hermana te cae fenomenal cuando, en realidad, no puedes ni verla, o de que estás repitiendo el mismo jersey que la Navidad pasada. Estas fiestas puedes pasarlas enteritas con tu familia… si te apetece.

5. No tienes que depilarte

No estamos diciendo que te tengas que depilar solo cuando tengas novio o para gustarle a otra persona pero, seamos sinceras, no tener pareja da cierta manga ancha para despreocuparte unas cuantas semanas. Total, estamos en invierno…

6. Puedes hacer lo que te dé la gana

No tendrás que ponerte de acuerdo con nadie sobre qué peli ir a ver al cine, en qué restaurante comer, qué ver en la tele o qué exposición visitar. La única que decide eres tú, como si quieres ver tres veces seguidas la primera peli de “Sexo en Nueva York”.

7. No hay compromisos

Sí, a todas nos gusta tomar una copita en Navidad y pasar la Nochevieja con sus amigos puede ser muy divertido pero, ¿realmente te apetece que te arrastren a eventos sociales que no te apetecen nada cuando lo que más te gustaría hacer es tumbarte en el sillón, echarte la manta y ver series de Netflix en bucle?

8. No tienes que fingir que te gustan sus regalos

Vale, antes tampoco lo fingías pero reconoce que alguna vez esperabas otro regalito y has puesto la sonrisa falsa para que no se notara. Ya no. Tampoco vas a tener que ir a descambiar nada.

9. No tienes que comprarte lencería picante

Partiendo de la base en la que no todas las chicas con pareja tienen lencería picante (e incómoda), ahora sí que es verdad que no tendrás que aguantar ese tanga superincómodo ni un minuto más.

10. Puedes estar en modo dejado los días que quieras

La gente dice que también puedes permitírtelo aunque tengas novio pero la realidad es que estar dos días sin ducharte, dejarte puesto el pijama que te acabas de manchar de chocolate o llevar tres horas la pasta pegada en la comisura de los labios no mola nada si estás emparejada.

11. No te estresas con los regalos de la familia política

¿Será poco? ¿También le tengo que hacer un regalo a la prima? ¿Le gustará a su madre el perfume que le has comprado? Pasando.