Toñi Salazar, de Azúcar Moreno, no gana para disgustos con su hijo. Según ha informado Espejo Público, el joven fue detenido en un conocido establecimiento deportivo cuando intentó dar un ?cambiazo?: quería llevarse una bicicleta de 900 euros y cambió el precio por una de 100 euros.

Pero le pillaron y acabó denunciado. Ahora la jueza ha dictado sentencia y, ateniéndose al código penal, finalmente no tendrá que pasar tres meses y nueve días en la cárcel, sino que pagará una multa de 630 euros.

El joven acumula ya un largo historial de antecedentes, el más grave fue cuando en 2009 estalló un vaso de cristal a un joven en una discoteca, lo que provocó cortes en la cara de la víctima. Un incidente por el que tuvo que pasar 19 días en prisión.

Ahora más le vale no acumular más delitos si no quiere que la justicia se le eche encima. Una justicia a la que también se ha visto sometida su madre por un delito contra Hacienda, a la que debe 200.000 euros y que Toñi pretende pagar con la gira del próximo verano para evitar el embargo.