Seguro que cuando Feliciano López y Sandra Gago pusieron el 20 de septiembre como fecha de su boda, no pensaron que haría un día tan malo como el que está previsto en Marbella, localidad que han elegido para celebrar su enlace.

Será sobre las seis de la tarde cuando tenga comienzo la ceremonia civil en la finca La Concepción, a las afueras del conocido pueblo malagueño. Y seguramente, visto lo visto, los novios habrán tenido que cambiar sus planes ya que se prevén fuertes lluvias durante todo el día.

La boda será íntima, no más de 200 invitados entre familiares y amigos, y poco podremos ver del gran evento hasta la próxima semana en exclusiva en el kiosco, ya que la han blindado por completo tanto para disfrutarla en la privacidad junto a sus allegados, como para respetar el contrato que hayan firmado.

El vestido de novia está firmado por Jesús Peiró y, según la propia Sandra, será clásico. Por su lado, el novio se ha hecho un traje a medida, ya que se le ha visto en una sastrería de la Milla de Oro madrileña rematando los últimos detalles.

La boda ha sido organizada prácticamente por la novia y Feliciano ha confesado en alguna entrevista que quiere que sea un día muy especial para ella ya que lo ha preparado todo con muchísima ilusión. Como se suele decir en estas ocasiones ‘novia mojada, novia afortunada’, pero seguro que la que se alegra, y mucho, de que la lluvia les estropee aunque sea un poco un día tan especial es Alba Carrillo, la exmujer del tenista, aunque lo vivirá desde dentro del reality en el que ahora participa.

Seguro que te interesa...

El motivo que ha precipitado el compromiso de Feliciano López y Sandra Gago