Blanca Suárez cumplía hace tres semanas 31 años. Si el año pasado celebraba un fiestón por todo lo alto por sus 30, este año lo ha hecho junto a un reducido grupo de amigos con los que ha pasado un inolvidable fin de semana entre unicornios y tatuajes.

La actriz ha dejado constancia de ello a través de sus stories, donde hemos podido ver una preciosa y multicolor tarta así como los múltiples tatus de quitan y pon en los que los unicornios y las frases positivas inundaban los brazos, manos y hasta caras tanto de ella como de sus amigos.

Este cumpleaños ha sido muy diferente al del año pasado, en el que además del fiestón que montó, su entonces pareja, Mario Casas, se la llevó a Disney donde pasaron juntos unos días. Pero ahora que la pareja ha roto, ni siquiera este año Blanca recibía públicamente felicitación ni por parte de Mario ni de ninguno de los Casas.

Seguro que te interesa...

La revelación de Mario Casas tras su ruptura con Blanca Suárez