Como dos gotas de agua, así son Blanca Romero y su hija Lucía Rivera. Madre e hija han posado ante los objetivos del fotógrafo Bernardo Baragaño luciendo las joyas de la firma asturiana Style Aristos, una marca asturiana con la que no han dudado en trabajar ya que, como Blanca confiesa para Vanitatis"Así todo queda en casa".

En la elegante sesión de fotos, Lucía Rivera destaca por su belleza y sobre todo, por la naturalidad con la que sabe posar ante el objetivo. Y es que la joven tiene claro que quiere dedicarse al mundo del modelaje, una profesión con la que lleva soñando desde muy pequeña. Con tan sólo 10 años desfiló por primera vez en el Salón Internacional de la Moda Flamenca de Sevilla y ahora, con 16, la hija de Cayetano Rivera, a la que dio sus apellidos cuando se casó con Blanca y para la que sigue ejerciendo de padre tras la separación, sigue siendo la 'pequeñina' para su madre pero ya apunta maneras como modelo. Sólo tenéis que observar la galería de imágenes en las que Lucía conquista a la cámara con sus ojos negros y una amplia sonrisa.

De esta forma, la sesión para Style Aristos se espera que sea un puente con el que Lucía se dé a conocer ante el mundo como una de las modelos españolas más prometedoras, aunque su madre asegure para Vanitatis: "Le gusta muchísimo, pero no sé a qué se dedicará. A esta edad no tienen muy claro lo que quieren. Tiene tiempo de explorar”.