Celebrities » De aquí

En una exclusiva en ¡HOLA!

Blanca Romero desvela la verdad sobre el padre de su hija

Blanca Romero ha roto su silencio después de 17 años. La actriz y modelo ha hablado por primera vez, en exclusiva para la revista ¡HOLA!, del padre de su hija Lucía y de la relación que mantuvo con él. La actriz también ha confesado que se encuentra en uno de los mejores momentos de su vida en el que está disfrutando al máximo de su Asturias natal y de la compañía de sus hijos.

Imagen no disponible

Montaje Imagen no disponible

Publicidad

17 años y una foto en Instagram después, Blanca Romero por fin ha desvelado la verdadera historia que se esconde detrás del nacimiento de su primera hija, Lucía Rivera. La modelo ha hablado en exclusiva para la revista ¡HOLA! explicando los motivos que le llevaron a colgar la polémica foto.

"Fue algo espontáneo. No fue con intención de ofender a nadie. Fue tan simple y tan sencillo como, antes yo había subido una foto de ella y todo el mundo comentaba: 'Es igual que tú, es igualita a la mamá'. Y la realidad es que mi hija se parece un montón a su padre biológico. Las piernas, la barbilla, la boca son totalmente de él. Entonces fue todo tan natural y tan sin mala intención…, fue como decir: 'También traía mucho de la otra parte genética'", ha dicho la modelo.

Según ha confesado Blanca, la instantánea fue tomada en París, cuando ella y su hija vivían junto a Warren, nombre del joven padre, en la capital francesa. Warren y Blanca fueron los protagonista de una turbulenta historia de amor que finalmente terminó cuando la niña tenía un año. A pesar de haber crecido sin su padre biológico –fue adoptada por Cayetano Rivera en 2001-, Lucía conoce la historia "desde que tiene uso de razón". Además, la niña conoció a su padre cuando tenía once años, momento en el que el modelo se puso en contacto con la actriz a través de Internet porque quería conocerla.

Ha reconocido, además, que si su hija no ha tenido un padre es por una petición que ella le hizo cuando estaba embarazada: "Por favor, si algún día lo nuestro no va bien, lo único que te pido –no te voy a pedir dinero ni nada y jamás te voy a molestar- es que nos dejes tranquilas y no me la quites, no la lleves nunca contigo a Londres".

Publicidad