1. Reduce el estrés y la ansiedad

Practicarla a diario, aunque sea menos de media hora, puede mejorar los síntomas de estos dos trastornos tan comunes. Te ayudará a desconectar y ver los problemas desde otra perspectiva.

2. Alivia el dolor lumbar

La espalda es una de las zonas más perjudicadas por los actuales entornos de trabajo. Científicos de la Universidad de Pittsburgh (Estados Unidos) evidenciaron que tras un programa de mindfulness, los pacientes redujeron el dolor a largo plazo y mejoraron la movilidad gracias a la respiración y las posturas.

3. Facilita el sueño

Relaja el cuerpo y lo prepara para su descanso sin importar las preocupaciones del trabajo. Durante este estado de calma será mucho más fácil conciliar un sueño de calidad. Evitando el insomnio y los cafés de más del día siguiente.

4. Mejora la concentración

Un grupo de psiquiatras de del Hospital General de Massachusetts (Estados Unidos) descubrieron mediante una resonancia magnética que las personas que meditaban asiduamente tenían zonas del cerebro con más materia gris que el resto. Una de las regiones más beneficiadas era el lóbulo frontal, un área muy importante para la concentración. La toma de decisiones y la memoria.

5. Aumenta tu empatía

Investigadores han descubierto como la meditación amplia nuestra unión temporoparietal, una zona encima de la oreja que es importante para tomar perspectiva, ser empáticos y más compasivos.