Hasta ahora Paula Echevarría y David Bustamante formaban la pareja más admirada y exitosa de nuestro país, pero tal y como apuntan varios medios el matrimonio se acaba de separar. Aun así, permanece en la retina de todos el día que el cantante y la actriz pasaban por el altar pues fue una de las bodas más aclamadas de los últimos años.

El enlace tuvo lugar en la basílica de Covadonga en Asturias, tierra natal de la intérprete, donde los protagonistas vivieron el día más feliz de su vida. La fecha elegida fue el 23 de julio de 2006, un día muy soleado que congregó a más de 300 invitados y muchos fans que se acercaron para admirar al reciente matrimonio.

Ambos llegaron muy puntuales a la ceremonia, Bustamante del brazo de su madre, Ada Hoyos, y Paula junto a su padre en un Citroën de los años 50. Como anécdota, el artista acudió con un bastón tras retirarle la escayola que llevaba debido a la rotura de unos tendones del pie derecho que sufrió en su despedida de soltero: "A pesar de la mala pata, hoy doy el paso más importante de mi vida", bromeaba a la salida de la iglesia.

Por su parte, David fue vestido de chaqué del diseñador Jesús Vargas, con complementos en plata, negro y blanco. Mientras que Paula escogió un precioso diseño de Rosa Clará con escote en pico de encaje francés y un velo de seda de tres metros de largo. El ramo estaba formado por orquídeas y buganvillas en cascada y su look de novia lo completaban unos pendientes de oro blanco y diamantes de diferentes tamaños- valorados en 450.000 euros- de la firma Puig Doria.

La emoción fue una de las protagonistas de la boda pues nada más llegar Echevarría no pudo contener las lágrimas durante el camino al altar y al igual que Bustamante durante la ceremonia: "David ha llorado como en sus viejos tiempos en la Academia", declaraba Poti en aquel momento.