Anita Matamoros está de lo más feliz tras haberse sometido a una intervención quirúrgica para reducirse el pecho. La hija de Kiko Matamoros estaba deseando deshacerse de uno de sus mayores complejos y ahora que lo ha logrado, durante este proceso de recuperación está siendo muy mimada por amigos y familiares.

Así lo ha hecho saber a través de sus Stories de Instagram, donde ha compartido con sus fans detalles de su recuperación. Hace escasas horas ha tenido visita médica en la clínica donde se operó y ha confesado a sus followers que ya le han quitado las vendas del pecho y que a partir de ahora protegerá su operación con un sujetador deportivo que ha enseñado.

Y es que a pesar de que a la influencer ya le han retirado los vendajes, sigue en reposo y no puede realizar muchos movimientos. Por eso, ha necesitado llamar a su cuñada para que acuda a su rescate y le lave el pelo.

Solo quedan unas semanas para que la hija de Makoke empiece sus estudios de Diseño de Moda en Milán y necesita estar de lo más recuperada, así que debe ser por eso que en todo momento sus amigos y familiares están pendientes de ella.

La joven empezará una nueva vida en la ciudad italiana y dejará atrás la polémica separación de sus padres.