Este año la conocida como Madrugá de Sevilla ha sido protagonista en todos los medios por las estampidas que se produjeron en la noche sevillana y que provocaron el caos en la ciudad por unos momentos. El juez ha declarado prisión para tres de los ocho detenidos por los disturbios en los que una persona resultó herida de gravedad, acusados de delitos de desórdenes públicos.

Durante el trascurso de esos momentos, tal y como informa 'Europa Press', el actual duque de Alba, Carlos Fitz-James Stuart, su hermana, Eugenia Martínez de Irujo, y su hija Cayetana, que se encontraban en la zona, quisieron ayudar en la medida de lo posible y reaccionaron con rapidez abriendo las puertas del palacio de Dueñas, al que pudieron entrar un gran número de personas para protegerse de las estampidas.

Un gesto solidario que contribuyó a restaurar la tranquilidad y la normalidad y evitar que surgieran más incidentes.