La hija de Terelu Campos, Alejandra Rubio, ya ha cumplido 18 años y por fin ha protagonizado una portada junto a su madre y lo ha hecho en la revista ¡Hola! que les ha hecho un espectacular reportaje en su tríplex de Madrid. En el reportaje, madre e hija se sinceran y hablan de cómo ha sido su relación durante todos estos años pero, sobre todo, Terelu presume de la maravillosa joven en la que su hija se ha convertido.

La joven es fruto del matrimonio de la presentadora y el empresario Alejandro Rubio y, aunque la pareja se separó en el 2003, han mantenido una buena amistad por el bien de su hija. "He tenido la suerte de que mi madre ha confiado siempre mucho en mí, y mis padres, aunque estén separados, siempre se han llevado muy bien, lo que me ha facilitado mucho las cosas", cuenta Alejandra.

A su temprana edad tiene muy claro a qué se quiere dedicar. Siempre se le ha dado muy bien el dibujo y le gusta mucho la moda así que el año que viene estudiará la carrera de Diseño y Moda, aunque lo quiere aplicar a las nuevas tecnologías. También quiere sacarse el carnet de conducir y, aunque el examen teórico ya lo tiene aprobado, tiene que repetir el práctico.

Terelu ha dicho que el regalo de cumpleaños de su hija va a ser un viaje que es lo que ella quería, aunque no van a revelar el destino para que la joven no se vea agobiada por los periodistas. Sin embargo, la presentadora asegura que le ha enseñado a su hija cómo funcionan los medios de comunicación y como gestionar su aparición en ellos.

"No hay que esconderse como si que te hiciesen una fotografía fuera algo maño. Yo trabajo en un medio de comunicación en el que hablamos de la vida de los demás y, por tanto, no puedo trasmitir a mi hija que lo que yo hago está mal hecho porque no es así. Alejandra debe participar en esto en la medida en que ella quiera", decía la periodista.

Sus padres están muy orgullosos de ella y siempre han dicho que era una niña muy buena, aunque su madre confiesa en la entrevista que tuvo una época rebelde porque lo pasó muy mal cuando ella enfermó y todo eso salió a la luz cuando llegó la adolescencia de la pequeña Alejandra.

A pesar de ello, la relación madre-hija es inmejorable y se basa en la confianza y el respeto mutuo. Alejandra admira a su madre y le gusta que se vaya con ella y sus amigos para poder presumir, algo muy poco común en la gente de su edad.

Kiosco Semanal (14/03/18) | Antena 3