Arancha de Benito y su hija Zaida, muy amiga de Diana Quer, se acercaban ayer a la parroquia de Santa María de Caná, en Pozuelo, para darle el último adiós a la joven.

Rotas de dolor, quisieron brindarle su apoyo a la familia, como han hecho en todo este tiempo hasta resolver lo que le sucedió a la joven. Un trágico final para este suceso que comenzaba en agosto de 2016 cuando Diana no regresaba a su casa después de haber salido con sus amigas.

Finalmente, con la detención de El Chicle y el esclarecimiento de dónde se hallaba el cuerpo de Diana, todos los que la querían han podido rendirle su particular homenaje en un funeral abierto al que también acudieron padres que han pasado por situaciones parecidas como son los de Marta del Castillo o Mari Luz.