Anna Ferrer está pasando por una etapa muy bonita en su vida, y es que tras haberse graduado en la carrera de Economía, ahora está disfrutando del verano en compañía de sus amigos, su madre y su chico, Iván. Así, la joven ha aprovechado sus vacaciones en Cádiz para relajarse en la playa y presumir de tipazo.

Aunque ha sido una visita al hotel Varadero, que le ha traído recuerdos de su infancia, el que la ha hecho pensar en planes de boda. "De pequeña vine a una boda en este hotel y me enamoré perdidamente. Desde entonces siempre he dicho que me casaría aquí... quién sabe", ha escrito mientras posaba frente al impresionante complejo. Sin duda, el sitio tiene mucho encanto a pesar de estar calificado tan solo con 2 estrellas, y se encuentra situado justo al lado del mar.

El novio de la hija de Paz Padilla, por el contrario, no parece compartir la misma ilusión de su chica por pasar por el altar en un futuro muy cercano, ya que no ha dudado en comentarle: "Vamo a tranquilisarno".