En la tarde del 26 de septiembre nada hacía presagiar que Ana Morgade se iba a convertir en el objetivo de un usuario en las redes sociales, la colaboradora de Zapeando publicó una imagen en su cuenta personal de Instagram con la que un follower se sintió bastante ofendido.

Morgade publicó una imagen en la red mostrando la enorme colección de estampitas religiosas que llevaba el conductor del taxi en el que se encontraba: "Drama en el taxi". Un comentario con el que un usuario se sintió muy ofendido y no dudó en remitírselo a la showoman: "Hay que tener un poco de respeto y sobretodo ser más humilde".

Ante esto, y al contrario que muchos, Morgade no dudó en responder a este usuario y defender su libertad de publicar lo que quiera: "¡Claro que sí! Perdóname por no ser lo que tú digas, qué manías tenemos algunas". Y la cosa no quedó ahí sino que la discusión se dilató unos cuantos tuits más