Ana Boyer pasa por uno de los momentos más felices de su vida junto a Fernando Verdasco tras la llegada de Miguel, su primer hijo. Y aunque el pequeño llegó hace relativamente poco, la hija de Isabel Preysler no ha querido perderse el debut del tenista durante el Masters de Madrid de tenis.

La que también decidió apoyar a su yerno fue Isabel Preysler, la cual acudió acompañada de su inseparable Mario Vargas Llosa.

Este hecho no tendría nada de extraño de no ser porque madre e hija no se sentaron juntas a disfrutar el partido, sino que cada una ocupó un lugar diferente, algo que no ha tardado en despertar polémica.

Los comentarios respecto a un posible distanciamiento entre madre e hija no han dejado de sucederse, aunque bien es cierto que el motivo de que Ana ocupara un puesto privilegiado dentro del recinto pudiera deberse a que es familiar directo de uno de los jugadores, mientras que Preysler y su pareja lo hicieran en una de las zonas VIPs de las gradas.

Ante la controversia generada, ha sido la propia Ana quien ha querido calmar los ánimos mediante una fotografía en su Instagram Stories. En ella se la ve posando de lo más sonriente junto a su marido, su madre y Mario Vargas Llosa por si alguien sigue dudando de los rumores de mala relación.