Ana Boyer ha querido desmentir los rumores de boda, que apuntan que se casará pronto con Fernando Verdasco, porque quieren mudarse a Doha y la legislación catarí así lo exige. Parece que por el momento no la veremos de blanco llegando al altar, pues según ha confesado ella misma: "El día que me case no va a ser porque me vaya a vivir a ningún sitio, será porque me quiera casar", aseguró en la fiesta del 130 aniversario de Pedro Durán.

También ha confesado que no se irá a vivir a ningún sitio, que de momento está viviendo en Madrid y que así está bien. "Se publican una cantidad de cosas...", decía dando a entender que los últimos rumores que han salido a la luz sobre su relación con el tenista son falsos. "Tiene unas 35 semanas al año torneos de tenis? Te imaginarás que cada semana está en una ciudad", asegurando que no se iría a Doha para pasar más tiempo con él.

Como ha confesado la hija de Miguel Boyer, el que fue Ministro de Economía en el gobierno de Felipe González, no ha habido ni anillo, ni pedida, por lo que mucho menos habrá una boda (por el momento). También ha querido dejar claro que su madre, Isabel Preysler, está muy feliz junto a Mario Vargas Llosa y que "mientras ella esté feliz, disfrutando del momento", todos sus hijos se van a alegrar. Eso sí, no ha hablado de los planes de boda de la pareja.

No obstante, Ana ha querido dejar claro que está atravesando uno de los mejores momentos de su vida y que, junto a Verdasco, está más feliz que nunca. "Hemos tenido suerte porque hemos llevado bien tanto la distancia como los viajes juntos. Nos divertimos mucho y nuestras formas de ser encajan muy bien", concluyó la hermana de Tamara Falcó, de la que habló sobre su cambio físico: "Está estupenda como siempre".