Ana Boyer y Fernando Verdasco están ultimando los preparativos de su boda que tendrá lugar el próximo 8 de diciembre en las islas Bahamas. La pareja pretende que se trate de unas ‘mini vacaciones’ para sus invitados, por lo que están cuidando todos los detalles para que se sientan lo más a gusto posible.

Y es que aunque en un principio se dijo que los asistentes tendrían que desembolsar una gran cantidad de dinero, ahora una fuente ha revelado a LOC que los invitados se pagan el vuelo mientras que los novios corren con el resto de los gastos, es decir, traslado a la isla desde el aeropuerto principal y alojamiento.

Eso sí, hay ya muchos invitados que han comprado su vuelo y llegarán una semana antes del enlace, pero la cobertura económica de los novios comienza el 6 de diciembre y dura hasta el 9, que será cuando comiencen y finalicen los festejos relacionados con el enlace. De ahí que muchos de los invitados también hayan decidido asistir tan sólo esas fechas.

A pesar de los 28 años de Ana y los 33 de Fernando, juntan un sólido patrimonio que no les impedirá disfrutar de un bodorrio por todo lo alto entre los familiares y amigos que sí quieran asistir realmente, ya que estiman que sólo se aventurarán los más cercanos dadas las condiciones en las que celebrarán el ‘sí, quiero’.

Además, también se quitarán de en medio los objetivos indiscretos, y así será más fácil poder salvaguardar la exclusiva de Hola, de la que recibirán una elevada suma de dinero ya que seguramente será la primera vez que las cámaras fotografíen a todos los hijos de Isabel Preysler juntos, ya que Enrique Iglesias siempre ha evitado este tipo de posados.