Celebrities » De aquí

COSMOPOLITAN

¿Es amor o es obsesión?

Las claves para descubrir si estás demasiado obsesionada con tu relación de pareja.

Imagen no disponible

Montaje Imagen no disponible

Publicidad

Cuando tu relación deja de basarse en el respeto mutuo y la sinceridad, es el momento de replantearse la situación. Celos, desconfianza, control absoluto, vigilancia… Si reconoces alguna de estas actitudes en tus sentimientos de pareja, no es amor. Sufres una enfermedad del corazón: la obsesión. Sigue leyendo e identifica algunos de sus síntomas para poner remedio cuanto antes.

Al separaros te vuelves loca, sientes que tu deber es estar siempre con él. Entras en un estado de ansiedad que solo se pasa cuando vuelves a su lado.

- Si sale con sus amigos le sometes a un interrogatorio digno del FBI. ¿Con quién va, cuándo vuelve, qué van a hacer? Al volver a veros llega una nueva ronda de preguntas sobre lo que hizo.

- Te sientes mal contigo misma por algunas de tus actitudes. Tienes miedo a perderle y eso te lleva a conductas nada recomendables.

- Espías su móvil.  No respetas su intimidad, en cuanto deja el móvil en la mesilla, el portátil abierto o la tablet en la mesa aprovechas la ocasión para echar un ojo a sus mensajes y correos. Una actitud que no es sana y además es un delito.

- No, si no es con él. Has dejado de salir con tus amigos, compañeros o incluso familia. Los planes no te gustan si él no está. Tu único objetivo es estar siempre a su lado.

- Estas dejando de lado tus hobbies. Antes salías a correr, a inglés, de compras, te gustaba leer o ir a bailar con tus amigas. Ahora no conoces nunca gente nueva y estás abandonando tus propias aficiones.

- Tu autoestima está mermada. Sientes odio, ira, frustración, soledad. Nadie parece entender lo que sientes por él.  Sabes que no estás bien y que esta situación no te hace feliz.

Llega el momento de parar, dejar de lado estas actitudes y pedir ayuda. Un especialista en la materia como un psicoanalista te ayudará a recuperar el control de tu vida y a cambiar estos patrones. No tengas miedo, acude y aprende a disfrutar del verdadero amor.

Publicidad