Parece que a Rocío Carrasco no le han gustado nada las últimas declaraciones que ha dado su tío, Amador Mohedano, para la revista Semana, donde habló de la herencia, de la relación de Rociíto con sus hijos, sus hermanos… Y por eso ha decidido llevarle a los tribunales. A Amador eso le da igual, lo que sí ha confesado a Vanitatis es que está muy dolido con todo lo que está pasando.

"Todos sufrimos mucho y la echamos de menos, pero lo de ahora no es entendible. A mí me produce mucha tristeza el que no invitara a la boda a sus hijos y a la familia", decía el hermano de Rocío Jurado, refiriéndose a su sobrina. Tras pronunciar estas palabras, la mujer de Fidel Albiac le interpuso una demanda a Amador, algo que éste no entiende: "En fin, es una historia que no entiendo. Y como yo va a opinar España entera", ha dicho en exclusiva para Vanitatis.

Y es que parece que las cosas están lejos de mejorar, más bien todo lo contrario, Rociíto sigue sin querer acercarse a su familia y el resto del clan Jurado sigue sin entender la actitud que ésta tiene. Sobre el tema de la herencia, Amador asegura que él no ha hablado de dinero, ya que "no sé lo que recibió o dejó de recibir. En eso no me meto, ni me interesa, ni me importa".