Amador Mohedano ha tenido que tomar una drástica decisión: vender el último recuerdo que le quedaba de su hermana, Rocío Jurado, para salvarse de la ruina.

Se trata de la finca ‘Los Naranjos’, situada en Chipiona, donde vive en la actualidad y que comparte a medias con su hermana Gloria. La propiedad será lanzada a puja el próximo 10 de diciembre en el salón de actos de la Agencia Tributaria de Sevilla.

Esta ha sido la única manera que el empresario ha encontrado para hacer frente a sus deudas con el Fisco y la Seguridad Social que, al parecer, se elevan a más de 200.000 euros.

Pero pese a que Amador venderá su parte, la otra propietaria, Gloria, tendrá que decidir si también se deshace de la suya o si ‘convive’ con el nuevo comprador.