Alicia Senovilla ha confesado a la revista Lecturas cómo vivió el mayor trauma de su vida: cuando perdió a su hija todavía no nacida en la semana 39 de gestación.

Cuando acudió al hospital ya sentía que algo no iba bien, y así se lo confirmaron: a la niña se le hizo un nudo en el cordón que la dejó sin riego. De ahí que Alicia tuviera que dar a luz a un bebé que ya sabía que nacería muerto.

Tras ese duro momento, le dijeron que podía llevársela a casa "en una cajita" o donarla a la ciencia, y optó por esta última opción.

La televisiva dice que "solo quería irme a mi casa a llorar", pero a pesar de que perdió a su segunda hija, el volcarse por completo en la primera le ayudó a salir adelante del duro bache.

Lleva 12 años junto a su pareja, José Manuel Gómez Villa, un conocido cirujano plástico que ha operado a famosos como Víctor Sandoval o Mila Ximénez. "Es mi vida, mi ilusión", dice de él una enamorada Alicia.