Alejandra Rubio, la hija de Terelu Campos, está en el punto de mira desde que cumpliera su mayoría de edad. La joven lo celebró por todo lo alto en la discoteca Gabana de Madrid, donde tuvo que abandonar el photocall entre lágrimas, superada por la presión mediática.

Pero ahora Alejandra ha hecho su perfil de Instagram público y va camino de convertirse en toda una influencer. Eso ha llevado a que muchos cuestionen su físico y se pregunten si se ha sometido a algún retoque estético.

"Para toda esa gente que dice que me he operado... No me he operado la nariz, no me he operado los labios, no me he operado el pecho y no me he puesto bótox en ningún lado porque, principalmente, tengo 18 años y no creo que lo haga nunca, la verdad", ha dicho en un contundente mensaje en vídeo que ha publicado en su Instagram Stories.

"He hecho este vídeo porque ha habido tanto caos con lo de que me he operado que hasta conocidos míos me han llegado a preguntar que si estoy operada de verdad", ha seguido diciendo a sus 100.000 seguidores, y ha rematado con un: “Estamos locos”.