Alejandra Rubio llegaba a su fiesta de cumpleaños con un radical cambio de look. Horas antes del evento había ido a la peluquería para dejar atrás su melena rubia y ponerse un negro azabache.

Luciendo tipazo con un vestido de paillettes negro, la joven bajaba de un Land Rover en compañía de su madre y su abuela. Pero cuando se dispuso a posar en el photocall junto a toda la familia Campos y su padre, Alejandro Rubio, la presión pudo con ella ante la gran convocatoria de medios y rompió a llorar.

“Se ha asustado”, decía su madre, Terelu Campos, y es que toda su familia coincide es que Alejandra es tímida. Tras desahogarse en el hall de la discoteca y ya más tranquila, volvía a posar para los medios junto a su s padres y más sonriente que antes.

Entre los invitados nos faltaron sus amigos del instituto y rostros conocidos allegados a la familia como Oriana Marzolli, Aless Gibaja, Kike Calleja y, por supuesto, su chico, el Dj Álvaro Lobo, que entró por la puerta trasera del local para evitar a los fotógrafos.

Alejandra Rubio junto a su familia | Gtres