Alba Díaz es el centro de atención de los medios estos últimos días. ¿La razón? Sus fotos besándose apasionadamente con Javier Calle, un romance que se inició cuando el joven empresario aún vivía bajo el mismo techo con su todavía mujer, Coki Prieto. La pareja se conoció cuando ella trabajó hace dos años de relaciones públicas de una discoteca donde él trabajaba.

Sin embargo, no era del todo inesperado ya que ambos habían estado flirteando mandándose mensajes a través de las redes sociales. El primero de ellos fue en el mes de julio, cuando Alba le comentó "clase" y él le respondió: "Si no te veo ya mismo, me empiezan a entrar taquicardias".

Sin embargo, los comentarios por parte del joven en la cuenta de la hija de Vicky Martín Berrocal eran más sutiles, encontrando algún que otro like o un emoticono que se ha repetido en varias ocasiones: un muñeco que tiene el brazo levantado.

Pero durante el verano, sí que pudimos ver un comentario de Calle en una instantánea de Alba cuando aún no estaban juntos: "Es mi prima".

Pero ya se veía venir que algo no estaba funcionando en el matrimonio de Coki y Javier, ya que su última foto fue publicada durante un viaje en el mes de mayo. En la boda de ambos, Alba Díaz fue la invitada que, meses después, se ha convertido en la nueva novia del empresario.

Ahora ha querido dejar de esconderse en su nueva relación con la hija de 'El Cordobés' con una imagen que publicó hace unos días, donde se puede intuir la silueta de una mujer: "Hombre de poca memoria, camina tranquilo por la vida, tan tranquilo, que diciendo la verdad, no tengas que acordarte de nada".