Han pasado cinco meses desde que anunciaron su divorcio, desde entonces no se habían visto las caras, hasta ahora. Alba Carrillo y Feliciano López han acudido, junto a sus respectivos abogados, al Juzgado de Collado Villalba para tratar los detalles de su separación. La modelo estaba muy nerviosa a su llegada, mientras que el tenista estaba más sereno y no ha querido hacer ningún tipo de declaraciones.

"No es un plato de buen gusto. Lo estoy pasando mal, no es un momento agradable para mí", decía Carillo, señalando que, además, estaba bastante triste con la situación. Su abogada, Teresa Bueyes, confesó que iban en son de paz y que como ya habían mencionado anteriormente: "Tenemos una actitud conciliadora y amistosa, vamos a intentar que se arregle", concluyó.

Feliciano López | Gtres

"No se ha hecho ningún inventario porque estamos en fase de llegar a acuerdos. No ha habido ninguno, pero las abogadas estamos dispuestas a hablar para llegar a uno", decía la letrada de la supermodelo, que salió muy afectada de la vista. Y es que al parecer, la que será exmujer de López no conocía una de las cláusulas del acuerdo de separación de bienes que firmó y que ahora quieren anular.

"Se trata de una cláusula nula dentro de la escritura, donde se dice que los gananciales han quedado liquidados y que no existen. Lo único que vamos a hacer es luchar por lo que es legal y consideramos, por ende, que le corresponde a Alba", aseguró Bueyes. "Confío en que Feliciano negocie. Creo, de verdad, que de lo que se trata es de llegar a acuerdos amistosos, es la vía más razonable y más sensata para todos", sentenció.

Alba Carrillo | Gtres