"No es un dardo envenenado". Con estas palabras Alba Carrillo explicaba en un conocido programa de televisión que donará sus tres vestidos de novia, diseños de Rosa Clará, a la asociación MUM, 'Mujeres Unidas Maltradas'. La modelo ha explicado que uno de ellos se lo regala a una de las chicas "que ha tenido una nueva oportunidad y se va a casar" y los otros dos los subastará a través de su página web para recaudar a fondos.

Una eco-aldea donde viven madres con sus hijos se beneficiará del gesto de la modelo. Con esta acción, Carrillo cierra un capítulo de su vida y aunque su divorcio ya es un hecho "espera que ella (la mujer que llevará su traje) y las personas que los lleven sean igual de felices como lo fue ella dentro de esos vestidos".

Alba eligió un vestido más clásico, brocado y con corte en la cintura, para la ceremonia. Durante la cena optó por "uno de inspiración en los años 20 y en el mundo del tenis" y ya para el baile, la modelo se puso un traje más ajustado con escote en la espalda. La presentadora destacó que el su último proyecto profesional ha sido "su tabla de salvación". Además quiso añadir que todavía no ha conseguido recuperarse del todo: "A pesar de que sufro, siempre intento ver el lado positivo de la vida. Tengo mis momentos de bajón, pero tengo muchísimas cosas buenas por las que dar las gracias. Mi hijo hace que siempre esté con la sonrisa puesta, él no se merece ver a su madre mal".

Alba Carillo y Feliciano López en el baile | Agencias