Aitana y Miguel Bernardeau ya no se esconden. Parece más que evidente que entre ellos dos hay una relación que va más allá de la amistad. De hecho, este fin de semana la catalana volvía a casa de los padres del actor para comer, tal y como había hecho unos días antes.

Los paparazzi pillaban a Miguel saliendo de casa de Aitana y yendo en moto hacia su casa. Poco después Aitana se montaba en un coche y seguía los pasos del intérprete.

Después de la comida, ambos abandonaron el domicilio donde Bernardeau vive con sus padres juntos en la moto de él. Bien agarraditos pusieron rumbo a su próximo destino, dejando claro que pasan todo el tiempo que pueden juntos.